viernes, 26 de octubre de 2012

Frankenweenie: El niño que llevamos dentro


El director Tim Burton, vuelve a la animación con una cinta filmada con la técnica stop motion y que se ve en blanco negro y 3D. También regresa a temas que le son muy queridos, el cine de horror clásico y los personajes excéntricos. El resultado es encantador y para disfrutar en familia.

Esta es la más nueva y la más antigua película de Tim Burton. En 1984 el joven animador, que entonces trabajaba para la gran empresa Disney realizó un cortometraje - muy inspirado en la novela gótica de Mary Shelley-  en que mostraba a un solitario y brillante niño que cuando atropellan y matan a su perro, decide utilizar todos los conocimientos que su clase de ciencias le ha entregado para traerlo de vuelta a la vida.

Los años no han pasado en vano, y lo que en ese momento era una excentricidad, hoy se ha transformado en la marca del director. El cineasta que en su momento tuvo que abandonar la dirección de su filme “El extraño mundo de Jack”, ya que no iba en la línea de lo que Disney exigía de él, hoy es traído de regreso a la gigante de la animación para poner bajo su alero la producción de “Frankenweenie”. Lo que en un momento parecía demasiado tenebroso para los niños, hoy –entre High School Monsters y jóvenes vampiros- resulta de lo más normal.

Los tiempos han cambiado aunque parece que Tim Burton, no tanto. Desde sus inicios como animador, en la década de los 70, hasta ahora Burton ha logrado imponer un estilo propio. Un tipo de estética alimentada del gótico y del expresionismo alemán y personajes de gran sensibilidad y mundo interior que no son comprendidos por su entorno. No es difícil trazar la línea entre el Edward de “El joven manos de tijeras”, a “Ed Wood”, a los Victor que protagonizan sus películas de animación “El Cadaver de la Novia” y esta “Frankenweenie”.

Como es de esperar, en este camino -a la vez personal y muy instalado al interior del mercado hollywoodense- Burton ha tenido aciertos y desaciertos. En estos últimos años hemos visto ambas. Después de la muy irregular y sobrecargada “Sombras Tenebrosas”, Tim Burton regresa con esta encantadora nueva versión de su “Frankenweenie”. Desde el punto de vista técnico la película es una mezcla de animación cuadro por cuadro y digital 3D, en blanco y negro y rindiendo constante tributo a las películas de horror con las que creció el director, toda la saga clásica de los 30 y 40 de la Universal y algunos guiños a las películas de la productora Hammer y a las cintas de mounstros japonesas.

El resultado es una cinta familiar de gran belleza visual y muy entretenida. Que por la manera en que están construidos los personajes, despierta rápidamente la empatía del espectador. Burton ya no habla de desadaptados en un pueblo de gente normal, acá son todos los personajes bastante peculiares, aunque logra instalar entre ellos las diferencias para crear eficientemente el conflicto y hacer mover la acción de manera muy dinámica. Para los amantes de las películas clásicas de horror, esta “Frankenweenie” está llena de citas que los harán sonreir y de personajes que los harán recordar otros, especial mención merece ese notable profesor de ciencias inspirado en el gran héroe de Tim Burton, Vincent Price. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario