viernes, 14 de diciembre de 2012

“El Hobbit, un viaje inesperado”: Aventuras en la Tierra Media


El director Peter Jackson regresa a la Tierra Media para adaptar la novela “El Hobbit” y transformarla en una trilogía cinematográfica. La primera parte de esta saga ya ha generado críticas y aplausos. Acá un poco de ambos.

El 2001 se estrenó “El Señor de los Anillos: La comunidad del anillo” dando inicio a uno de los hitos más relevantes en la historia del cine contemporáneo. No sólo logró dejar satisfechos a los exigentes fanáticos de las novelas del J.R. R. Tolkien, sino que obtuvo lo que pocas películas logran  en estos tiempos: transformarse en un fenómeno de taquilla y recibir el reconocimiento de la crítica. Pero eso era sólo el inicio, en el 2002 y en el 2003 recibimos las dos siguientes entregas de la saga que lograron continuar en la senda de la calidad cinematográfica y el éxito comercial,  y la última de ellas “El retorno del Rey” se llevo once premios Oscar, incluyendo mejor Director, mejor guión adaptado y Mejor Película.

Luego de este exitoso, pero exigente, trabajo Peter Jackson anunció que no volvería a la Tierra Media y durante años se dijo que Guillermo Del Toro (“El laberinto del fauno”) se haría cargo de la dirección de la esperada adaptación cinematográfica de “El Hobbit”. Los años pasaron y como suele suceder en la vida, y en el cine, las cosas cambiaron. Del Toro no logró acordar con los productores y finalmente Peter Jackson se hizo cargo de contar la historia que dio origen a la saga del anillo.

El resultado son tres películas que se filmaron de una vez, en 250 días, y que se estrenarán en 2012, 2013 y 2014 respectivamente. No han sido pocos los críticos de esta decisión, ya que “El Hobbit” es una novela relativamente corta en comparación con cualquiera de las tres de la saga de “El Señor de los Anillos” y se sospecha que la decisión de alargar la narración tiene más razones económicas que artísticas.

Entendiendo que “El Hobbit” comenzó a escribirse dos décadas antes de “El Señor de los anillos” y que su tono es mucho más cercano a la aventura que a lo épico, lo que llegó a los cines este jueves claramente no está al nivel cinematográfico de las pasadas adaptaciones de Jackson. Por un lado eso es coherente con el material, que es originalmente más ligero, por otro se nota el esfuerzo de hacer tres películas y transformarlas en pre cuelas de la exitosa saga anterior.

En resumen uno podría decir que esta primera entrega de “El Hobbit” es más juvenil, que conecta con un Peter Jackson más cercano a sus primeras películas –aquellas con bajo presupuesto, de género y con un énfasis en el humor negro y corporal- y en donde se notan las influencias de maestros del cine de aventuras y fantasías como Ray Harryhausen, el genio detrás de las clásicas originales “Furia de Titanes” y “Los viajes de Simbad” y Jim Henson, el padre de los Muppets que también aportó al cine fantástico con notables cintas como “Laberinto” y “El cristal oscuro”.

Viendo “El Hobbit: un viaje inesperado” es evidente que su fortaleza está en las escenas de batallas y persecuciones. A las introducción, los nexos y los diálogos les cuesta mantener la misma dinámica. No tiene, ni parece buscar tener, la trascendencia moral ni cinematográfica que si está en las anteriores películas. Esto es un filme de aventuras, con estupenda puesta en escena y logrados efectos especiales. Es un viaje que era muy esperado por los fans tanto de Tolkien como de la saga de “El Señor de los Anillos”, un viaje entretenido pero que es posible que no los lleve al destino que tenían en mente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario